El Mexicano y la muerte

Por Gonzalo Basurto Dávalos

 

Se dice, queridos amigos, que el mexicano no le teme a la muerte. ¡Qué gran mentira!, le teme lo mismo que los rusos, los turcos o los franceses, como todo el mundo, sólo que lo hace a su manera. El mexicano, con la parca y lo que la representa es respetuoso, pero también juguetón, bromista o irreverente, según lo amerite el caso. La menciona constantemente en su habla cotidiana, la dibuja y pinta de mil maneras, le canta, le hace versos, la tiene presente. Veamos algunos casos de lo que afirmo.

 

Es muy conocido el trabajo de José Guadalupe Posada quien vistió a la calaca con las mejores galas y así fue llamada “la muerte catrina”. Los seguidores del artista ampliaron el concepto y ahora tenemos, en grabados y figuras, las calaveras caracterizando a personajes públicos, deportistas, gente común y hasta grupos de mariachis.

En el lenguaje popular se alude a la muerte con refranes y expresiones no siempre respetuosas como: “A mí la muerte me pela los dientes”, “Matrimonio y mortaja, del cielo baja”, “Adelante que pa morir nacimos”, “El muerto al foso y la viuda al gozo”, “Éste ya colgó los tenis”, “Lo sacaron patas pa delante”.

 

En la música José Alfredo Jiménez cita a la muerte como elemento secundario, lo importante es el amor a la mujer ingrata. En su “Día Nublado” dice: “Si he de morirme sin tu cariño,/ dile a la muerte que venga ya,/ que al fin y al cabo, un día el destino/ quiera o no quiera, me ha de matar.”

 

Por su parte, el compositor Chava Flores con su magistral estilo popular tocó con mucha gracia el tema de la muerte en su canción “Cerró sus ojitos Cleto” que inicia así: “Cleto el Fufuy sus ojitos cerró,/ todo el equipo al morir entregó;/ cayendo el muerto, soltando el llanto”. Y hacia el final, describiendo el desastroso velorio de Cleto: “Se pusieron a jugar a la baraja/ y la viuda en un albur… perdió la caja;/ y después, por reponer, hasta el muerto fue a perder.”

 

En el campo de la poesía también encontramos muchas referencias al tema de la muerte. Sólo citaremos tres.

 

Salvador Díaz Mirón, célebre poeta veracruzano, ve a la muerte con gusto: “Ante el espejo inerte/ del hombre de virtud, yo no maldigo/ sino aplaudo la muerte./  ¡Celébrela conmigo/ quien a sensible corazón dé abrigo!”

 

El Vate López Méndez nos dejó una gran muestra de poesía patriótica en su “Credo” famoso: “México, creo en ti…porque el águila brava de tu escudo/ se divierte jugando a los volados:/ con la vida, y a veces, con la muerte.”

 

Y qué decir de José Gorostiza que con su “Muerte sin Fin” escribió un poema que combina, brillantemente, arte y filosofía en torno al tema que nos ocupa. Sólo una muestra: “…Sabe la muerte a tierra,/ la angustia a hiel./ Este morir a gotas/ me sabe a miel.” Así termina: “Desde mis ojos insomnes/ mi muerte me está acechando,/ me acecha, sí, me enamora/ con su ojo lánguido./ Anda putilla del rubor helado,/ anda, vámonos al diablo.”

 

Contacto con el autor:

 

Gonzalo Basurto 

mail: gonzalobasurtod@hotmail.com

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon