Maltrato y vejez

Dr. Robinson Cuadros Cuadros

Presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría

  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

Se aproxima el 15 de Junio Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez   declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127, donde designa este día para expresar la oposición a los abusos y los sufrimientos ocasionados directa o indirectamente a algunas de nuestras generaciones mayores; este año el lema escogido por Naciones Unidas es “Entendiendo y acabando con el abuso financiero hacia las personas mayores: Un asunto de Derechos Humanos”

De la misma manera,  la OMS define el maltrato hacia las personas mayores como “un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo que se produce en una relación basada en la confianza. Puede adoptar diversas formas, como el maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, y el abuso de confianza en cuestiones económicas. También puede ser el resultado de la negligencia, sea esta intencional o no” (Declaración de Toronto 2002).

Hemos escuchado por parte del Dr. Guijarro la descripción del “síndrome de la abuela esclava” como aquellas mujeres mayores que no solo se encargan del cuidado de sus esposos y de su casa, sino que además se les suma la labor de cuidar nietos, la cual inició como un acto de amor y solidaridad con los hijos trabajadores y terminó convirtiéndose en una obligación; donde no solo tienen que responder minuciosamente por los nietos, sino que le suman las mascotas de los nietos, las facturas y servicios que tiene que ir a pagar al banco y muchas otras responsabilidades que al final terminan por agotarla física, mental y emocionalmente.

Junto con este síndrome de la “Abuela esclava”, aparecen otros, como el de la “Abuela o Abuelo Golondrina” descrito como aquella persona mayor que queda viuda y los hijos deciden repartirla en cada casa por ciertas temporadas sin que ella logre establecer y realizar su propia vida y donde los hijos se la turnan sin tener en cuenta muchas veces sus gustos u opiniones.

El síndrome de la “Abuela o Abuelo Banquero” también se describe, justo hablando del lema propuesto para este año en la conmemoración del 15 de junio, donde existe un claro interés monetario en las visitas o atenciones que recibe la persona mayor por parte de los familiares; esto es dado por la mala costumbre de muchas abuelas y abuelos de nivel socio económico alto, de dar dinero a sus hijos y nietos en fechas especiales, pero que luego involuntariamente se convierte en una forma de “pago” por venir a visitarlos, pues en medio de la soledad, ven como una motivación, retribuir económicamente a quienes la visitan, terminando esto en un gran maltrato psicológico y emocional donde las dos partes están en un estado de “confort” pues se cree que la otra persona se siente bien dando y la otra recibiendo. Lo cierto es que con el paso del tiempo muchas personas mayores que tienen propiedades, pensiones o ingresos por arriendos y  que viven en una profunda soledad, ante la proximidad de la muerte, aparecen muchos familiares “benefactores” que ayudarán a administrar los bienes a última hora y generando grandes conflictos familiares por la pelea de la famosa herencia.

En procesos demenciales, es común ver personas con grandes ingresos económicos viviendo en residencias y hogares geriátricos de muy bajo nivel, pues los hijos que generaron los procesos de interdicción o tutelaje de los bienes, consideran que ya no requiere “grandes comodidades”, y donde incluso algunos piensan que “no es justo gastarse todo el dinero de la herencia en su cuidado”, lo cual es muy confrontante para los cuidadores y personas que los atienden y ven visitas displicentes y de mala gana solo por cumplir.

El llamado de Naciones Unidas es a respetar y proteger a las personas mayores, expresando con total rechazo cualquier forma de violencia y maltrato, generando también, acciones efectivas en justicia, solidaridad y apoyo frente a todas las acciones positivas que restituyan los derechos y dignifiquen a las personas en todo el curso de vida.  El respeto, el reconocimiento social, la inclusión y la solidaridad inter generacional, deben ir de la mano con la implementación de rutas diferenciales de acceso a la justicia, así como la promoción e implementación de los lineamientos enmarcados en la Convención Interamericana de Derechos Humanos de Personas Mayores.   

Es un compromiso como sociedad, promover acciones que prevengan el maltrato y el abandono de nuestras personas mayores, hombres y mujeres, así como apoyar desde la academia el fortalecimiento de las políticas públicas para institucionalizar una cultura positiva frente al envejecimiento y la vejez.   

 

Robinson Cuadros Cuadros.

 

Presidente. Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría.

Medico de la Universidad del Rosario y Especialista en Geriatría de

La Universidad Nacional de Colombia. Líder académico y gestor social.

Actualmente es Presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología

y Geriatría y Representante de Derechos Humanos de Personas Adultas

mayores ante la Asociación Internacional de Gerontología y Geriatría.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon