La felicidad y la genómica | CUEM CDMX

La felicidad y la genómica

   Por Rafael Álvarez Cordero

 

"Parece que hay una carrera loca en pos de la felicidad sin saber bien dónde encontrarla" 

“Deja de buscar la felicidad mañana, felicidad es estar interesado en algo”.

                Aristóteles

 

Mi querido viejo, ¡cuántas veces hemos hablado aquí de la felicidad, cuántas veces hemos estado de acuerdo en que la actitud que tenemos hacia la vida y lo que nos rodea es lo que determina eso que llamamos felicidad!

Y es que si reflexionamos un poco y recordamos nuestras clases de preparatoria, cuando estudiábamos a los pensadores de la antigüedad, veremos que desde los griegos, los egipcios y los romanos, la búsqueda de la felicidad y la definición de qué nos da la felicidad o qué es felicidad ha sido un tema constante; así algunos filósofos hablaron del hedonismo, la búsqueda de los placeres sensuales, otros hablaron desde la perspectiva de la tragedia, diciendo que la felicidad surge al superar las adversidades de la existencia, y Aristóteles, en su libro dedicado a Nicómaco, dice: “La felicidad no viene de los dioses, no es un efecto del azar, es el resultado de nuestros esfuerzos”, lo que se llama felicidad Nicomaquea.

¿Así que entonces a nosotros nos toca buscar nuestra felicidad?, sí, creo que nuestros padres y nuestros abuelos pensaron así, trabajaron duro, ofrecieron lo mejor de su vida para el bienestar de sus seres queridos, y fueron felices.

¿Por qué te digo todo esto?, por dos razones: la primera, porque como podrás ver a tu alrededor, en la calle, en la televisión, en todo el mundo, parece que hay una carrera loca en pos de la felicidad sin saber bien a bien dónde encontrarla: “felicidad es tener el más nuevo teléfono”, “felicidad es comprar el auto súper especial”, “felicidad es acumular muchos millones” (recuerda a los exgobernadores de México), “felicidad es tener muchas mujeres”, “felicidad es tener gran poder” (recuerda a Trump), y tú y yo sabemos que ahí no está la felicidad.

Pero la segunda razón por la que te hablo de la felicidad, es porque, después de unos estudios muy cuidadosos en la Universidad de Chicago, los doctores John Cacioppo y Steve Cole encontraron relación entre la soledad y cómo se expresan los genes de los individuos; estudiaron la sangre de hombres y mujeres, y encontraron que quienes vivían aislados y depresivos, tenían unos genes que causaban inflamación de algunos órganos y enfermedad, en tanto que los que eran optimistas no tenían esos genes, o sea que ¡la Genómica confirma lo que Aristóteles dijo hace miles de años!

Y con esa información, esos investigadores trabajaron con Bárbara Fredrickson, de la Universidad de Carolina del Norte, para dilucidar si la felicidad puede estar relacionada con la longevidad, y después de estudiar a un buen número de viejos los dividieron entre los que son solitarios y depresivos y los que son alegres y viven una felicidad Nicomaquea o “eudémonica” (que desarrolla el potencial humano de cada quien) y encontraron que en ellos no aparecían esos genes de inflamación, y por tanto se enfermaban menos, y lógicamente viven más.

Estos investigadores están haciendo ahora un estudio mucho más grande, con miles de participantes, y encuentran que los que tienen “ganas” de hacer nuevas cosas, de emprender nuevos negocios, de encontrar nuevos amigos, no sólo son más felices, sino que su Genoma es más “sano”, y seguramente vivirán más.

Cierto, la Genómica nos confirma lo que decía Aristóteles, y que aquí hemos repetido una y otra vez al dar ejemplos de viejos exitosos: escritores, poetas, corredores, músicos, voluntarios de acciones nobles o simplemente individuos sonrientes con la vida; cada uno de estos queridos viejos “sienten” la felicidad todos los días, no la buscan, la viven.

La Genómica no necesita decirnos más, lo sabemos: sonríe y serás feliz, búscale un sentido a tu día, a cada hora de tu existencia, y vivirás bien y de buenas.

             

  • Facebook Social Icon

El Dr. Rafael Álvarez Cordero nació en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1938.​ Cursó la Licenciatura en Medicina, y obtuvo el título de Médico Cirujano de la UNAM el 31 de octubre de 1961. Realizó estudios de post-grado con especialización en Cirugía general, Cirugía Digestiva e Investigación Quirúrgica en México, Estudios Unidos y Francia, de 1962 a 1967. Cursó el Doctorado en Ciencias y obtuvo el título de Doctor en Ciencias Médicas de la UNAM el 16 de julio de 1976.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon