COMO TE VEN TE TRATAN | misitio-1

COMO TE VEN TE TRATAN

   Por Rafael Álvarez Cordero

 

 

La autoestima no necesita joyas ni lujos”. Kimberly

 

Mi querido viejo, siempre es un placer, en especial en estas primeras semanas del año, encontrar a los amigos y desearles lo mejor para estos 365 días; en mi profesión esto es muy frecuente porque en enero y febrero muchos queridos viejos acuden al médico para saber cómo está su salud como parte de sus propósitos de año nuevo, y tomar providencias para que en estos meses estén libres de achaques y enfermedades.

Y es que ahora, como nunca antes, la prevención de enfermedades y el descubrimiento oportuno de males que otrora eran mortales, permite que encontremos al “enemigo” dentro de nuestro cuerpo muy a tiempo y recibamos el tratamiento adecuado; por cierto, ¿ya hiciste tu chequeo anual?, ¿sabes cómo están tus números?, ¿cuáles son tus riesgos?.

Pero no es de eso de lo que quiero hablar, lo haremos en otra ocasión; quiero comentarte dos experiencias que son valiosas para nosotros los viejos, y sucedieron en esta misma semana; me encontré con dos amigos a los que no había visto por varios años, creo que más de quince o veinte; uno es un empresario que fue compañero mío del Colegio Cristóbal Colón en secundaria, y tiene una imprenta en León, y me lo encontré en los pasillos del hospital, acompañando a una tía viejecita; fuerte, erguido, bien vestido y bien peinado, con unos lentes de filósofo, y sobre todo con una gran sonrisa; me dio mucho gusto saludarlo y recordar en minutos muchos momentos que vivimos hace más de medio siglo.

Y días después, saliendo del área de Radiología, vi a un hombre apoltronado perezosamente en un sillón; lo miré una y otra vez, porque se parecía a alguien que yo conocía, dudé en acercarme a él pero finalmente me decidí y lo saludé: ¿no me reconocías?, -me dijo-, soy Fulano de Tal, estuvimos juntos en la prepa y luego estudié arquitectura.

Y mientras me hablaba, no pude menos que observar su cara triste, su ropa sucia, con lamparones en la camisa, los zapatos con las agujetas sueltas, el cabello revuelto, la barba incipiente en el rostro, es aspecto de un hombre derrotado; platicamos un buen rato, él esperaba a un familiar al que le hacían un estudio; está jubilado, no hace nada en su casa, y al parecer vive sin oficio ni beneficio.

Y pensé: ¡cuánto nos enseña la vida al paso de los años!, ¡cómo nuestra forma de ser, nuestra forma de pensar, nuestra forma de actuar va moldeando lo que seremos de viejos!: pensé en que el éxito no está en tener la mejor ropa o el mejor automóvil, sino en vivir la vida con alegría, y encontrarle sentido a cada mañana,

Mi querido viejo: creo que a estas alturas del partido no te estoy diciendo nada nuevo, porque seguramente tú has tenido experiencias similares al reencontrate con algún compañero o amigo al que por años no viste, y notar cómo lo ha tratado la vida, y sobre todo, cómo él ha tratado su vida.

Sonrisa atrae sonrisa, rictus atrae rictus, enojo atrae enojo, y esto a nuestras edades, es de la mayor importancia, por eso digo que “como te ven te tratan”, porque la reacción ante una persona no tiene que ver con la ropa, los zapatos, las joyas y demás, sino con la actitud que tú tienes para con todo el mundo.

Hoy más que nunca es conveniente que te despiertes con una sonrisa, y que esa sonrisa te acompañe todo el día; que hay achaques?, sí, ya veremos cómo disminuyen, ¿que hay una enfermedad que cuidar?, sí, y lo haremos con optimismo, ¿que vivimos con inseguridad?, así es la vida, cuídate y espera siempre lo mejor.

No olvides tu chequeo, prevenir es mejor que remediar, la ciencia está de tu lado hoy más que nunca, porque la Vejez ya no es lo que era, gracias a todos los adelantos de la tecnología y la Medicina.

Y sonríe, querido viejo, sonríe siempre, porque “como te ven te tratan”.

  • Facebook Social Icon

El Dr. Rafael Álvarez Cordero nació en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1938.​ Cursó la Licenciatura en Medicina, y obtuvo el título de Médico Cirujano de la UNAM el 31 de octubre de 1961. Realizó estudios de post-grado con especialización en Cirugía general, Cirugía Digestiva e Investigación Quirúrgica en México, Estudios Unidos y Francia, de 1962 a 1967. Cursó el Doctorado en Ciencias y obtuvo el título de Doctor en Ciencias Médicas de la UNAM el 16 de julio de 1976.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon