SI TÚ NO VUELAS EN PRIMERA CLASE TUS HER | misitio-1

SI TÚ NO VUELAS EN PRIMERA CLASE TUS HEREDEROS LO HARÁN

Por Dr. José de Jesús Valencia

  • Facebook Social Icon

Nuestro México tiene excelentes bondades y una de ellas son sus habitantes y algunas de sus características entre muchas son calidez, buen sentido del humor,  amantes del futbol y apegados a las tradiciones y costumbres. Una de ellas es la de trabajar y crear un patrimonio material para heredarlo, mencionando en la mayoría de las ocasiones un argumento: “no quiero que mis hijos vivan las carencias que yo viví”.

En la experiencia personal de más de 37 años de atención al adulto mayor  he vivido experiencias de todo tipo, mas quiero enfocarme precisamente en el aspecto hábitos y costumbres que dificultan que el anciano tenga la calidad de vida que merece después de una vida de trabajo. Esto lo constituyen precisamente el hábito de heredar.

El crear un patrimonio desde luego que representa uno de los 11 puntos elementales para que el individuo se sienta satisfecho consigo mismo y con su entorno. En otro momento comentaremos los otros factores. Mas cuando decide utilizar ese patrimonio para heredarlo, como una meta primordial sin respetar las prioridades y dejando su bienestar en segundo o hasta el último lugar, está renunciando a la calidad de vida que merece y propiciará con esto una serie de situaciones entre los miembros de la familia que podría acabar desintegrándola como sucede en muchísimos casos dada la ambición y envidia de ciertos miembros de la misma.

Lo que el padre o abuelo debe hacer es sí, crear ese patrimonio pero para disfrutarlo con su pareja o aún solo mientras le sea posible, ya con viajes, diversiones, complacer esos gustos de mucho tiempo Y dejar una cantidad suficiente que le sirva para pagar el tiempo en que ya requiera de apoyo y atenciones. Lo interesante de esto es que él mismo podrá tomar decisiones relacionadas directamente con su calidad y dignidad de vida hasta el último momento.

En la mayoría de los casos, quienes toman decisiones referentes al anciano deteriorado y en cama son todos los miembros de la familia menos él mismo.

En repetidas ocasiones he sabido que los adultos mayores heredan en vida: la armonía con la familia dura unos meses, posteriormente es desde relativamente abandonado, hasta serlo completamente: ¡craso error heredar en vida!

El mantener esa alcancía para esa etapa de sus vidas les permitirán volar en primera clase y hacer realidad sus sueños materiales (otro de los puntos que comentaremos en su oportunidad); de una manera sutil forzará a los descendientes a trabajar y a conseguir su bienestar por su propio esfuerzo, sin esperar que la muerte y herencia del padre o abuelo se los proporcione.

En San Diego California hace años vi en las defensas de automóviles de parejas de ancianos unas calcomanías en las que se leía: “Estamos gastándonos la herencia de nuestros descendientes”.

Quien hereda destruye la posibilidad de disfrutar del producto de los esfuerzos de toda su vida y propicia situaciones y tremendos conflictos en los herederos. Realmente desconocemos la forma de reaccionar de seres queridos cuando existe dinero o bienes para distribuir.

La frase más frecuente que he escuchado de los labios de personas terminales o a punto de morir es: “si hubiera…si hubiera”.

Considero necesario aconsejar estos puntos:

  • Guardar ese patrimonio para disfrutarlo como y con quien le pegue en gana.

  • Conservar una cantidad para cualquier imprevisto de salud.

  • Establecer por escrito y notariado un documento en el que especifique si quiere o no recibir atenciones médicas extraordinarias cuando esté en una condición cercana a la muerte. Se le llama documento de voluntad anticipada.

  • Hacer un testamento. Por supuesto que se establecerá que lo que quede después de divertirse en grande será para los herederos.

  • Vuela siempre en primera clase pues ¡lo mereces!

  • Seriamente recomiendo la película “Antes de Partir” o en inglés “The Bucket List”

Te dejo la siguiente real y contundente frase: “la calidad de vida que tengas en tu vejez es TU responsabilidad, de nadie más”.

Dr. José (Pepe) Valencia

pepe.plenitud@gmail.com

  • Facebook Social Icon
El doctor José de Jesús Valencia Rodríguez es médico geriatra, gerontólogo y tanatólogo, con especialidad en medicina gerontoprofiáctica, con más de 33 años de experiencia en el cuidado del adulto mayor. Es autor de los libros "Los cuidados del anciano" y "No me acuerdo, el verdadero paciente tras la enfermedad de Alzheimer"; además de ser Presidente de la Fundación Sin miedo a la vida. 

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon