LA TECNOLOGÍA

   Por Gonzalo Basurto D.

Mis queridos amigos, esta vez hablaremos acerca de la tecnología moderna; el avance científico aplicado a la vida actual que se traduce en aparatos, artefactos, equipos y nuevos descubrimientos que ahora mueven al mundo.

Veamos más de cerca este fenómeno ubicándonos en el campo de la vida doméstica, en nuestro hogar. Establezcamos, en primer término, nos queda claro, que esta tecnología está ya a varios años luz de las planchas “al carbón”, estufas de petróleo, radios y televisiones de bulbos, metates y molcajetes y todo aquello que vivimos hace ya bastantes ayeres

La nueva tecnología es una maravilla y avanza muy rápido, tanto que nos pone en múltiples aprietos el conocerla o, peor aún, incorporarnos a ella. El primer ejemplo, sin dudarlo, es el teléfono celular, ese aparatito que está a punto de desbancar a la computadora, el otro monstruo que tanto miedo nos metiera, que después se volvió Laptop y más tarde la pequeña Tableta.

Pues bien, el aparatito en cuestión evolucionó y mejoró enormidades. Tiene mil funciones. Hace de todo: toma fotografías y videos, permite el cotorreo con todo el mundo a través de las famosas redes sociales, permite consultar el estado del tiempo, escuchar música y mil chucherías más, olvidaba, también sirva para hablar por teléfono. ¡Ni hablar!, es un gran invento que sirve para muchas cosas positivas, pero también contribuye, en gran medida, a idiotizar a niños y jóvenes que viven, literalmente, pegados al pequeño artificio sin darse cuenta del mundo real. Aquí aplica el conocido y exagerado chistorete del joven que después de recuperar su teléfono celular, extraviado unos días, declaró en su cuenta de twitter: “Estuve con unas personas aburridas, pero buena onda. Dicen que son mi familia”. La verdad es que aunque muchos de nuestros colegas de la tercera edad manejan de maravilla este aparatín, la mayoría requerimos de auxilio y asesoría permanentes haciendo efectivo el eslogan de consular al  nieto más cercano.

Otra aportación de la modernidad es la pantalla, la misma que desplazó a la vieja televisión analógica. Este invento lo disfrutamos mejor. Todo depende de que nos la conecten, la programen, nos enseñen a utilizar el nuevo control remoto y…asunto arreglado.

Las cámaras fotográficas también son un portento. Sacan las imágenes con alta definición, excelente nitidez. Un regimiento familiar entra completo en el cuadrito sin que el fotógrafo tenga que retirarse a un kilómetro de distancia. A nosotros nada más que nos digan que botón debemos presionar y también le entramos a la modernidad.

Amigos, nos avasalla la hermosa, útil y carísima modernidad. Las lavadoras traen tableros parecidos a los de un avión; los refrigeradores cargan su propia computadora; las planchas ya no necesitan base para funcionar, el famoso “burro”; las licuadoras presumen mil velocidades y sus respectivos botones; los minicomponentes que lanzaron a la calle las viejas consolas y los grandes aparatos de música. Esto y todo lo que he omitido, parece estar en nuestra contra pues, aunque se compran con manual, yo, en nombre de los adultos mayores: ¡Exijo que todos los aparatos incluyan un manual para entender correctamente el manual original!

Ya lo dije, tenemos colegas de la generación que son un excelente ejemplo de adaptación al desarrollo y sus progresos, bien por ellos. Al resto nos toca, no apechugarnos y, cada quien, con orgullo y dignidad, con su propio tiempo y forma, entrarle a los cambios de la mejor forma posible, en beneficio nuestro y de los que nos rodean.

Gonzalo Basurto D.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon