Mujeres, mujeres divinas...

   Por Rafael Álvarez Cordero

¿Que todavía hay agresiones hacia la mujer?, sí, y es necesario combatirlas

“Todos los días deberían ser Días de la Mujer”, Yo

Mi querido viejo: estoy seguro que en estos días pasados escuchaste y viste una y otra vez reuniones, congresos, foros, celebraciones del Día Internacional de la Mujer.

Y es que los mexicanos, como pocos en el mundo, tenemos el gusto de escoger un día del año para conmemorar las más diversas situaciones, ocupaciones y demás: tenemos el Día del Nutriólgo, el de la Constitución, el de la Fuerza Aérea Mexicana, el del Ejército Nacional Mexicano, tenemos el Día de la Bandera, el Día de la Familia, el de la Tierra, el del Niño, el del Trabajo, el Día de la Madre, el del Maestro, el Día contra la Homofobia, el del Sicólogo, el del Estudiante; tenemos el Día de la Marina, el del Medio Ambiente, el del Ingeniero, el del Abogado, el del Policía; también tenemos el Día del Bombero, el Día de los Abuelos, el Día del Trabajador de la Radio, el Día de la Independencia, el de la Raza, el de la Alimentación, el Día del Médico, el Día de todos los Santos, el Día de Muertos, el Día del Cartero, el Día de la Armada de México, y celebramos el Día de Guadalupe, la Navidad y los Santos Inocentes;  nos gusta celebrar, ¿verdad?

Y resulta que por una convención de la Organización de las Naciones Unidas, el 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, que busca que ellas tengan iguales oportunidades de vida donde quiera que estén.

Creo que nosotros los mexicanos de bien, los que tuvimos educación en nuestra infancia, los que sabemos lo que significa ser mujer, ser mamá, ser abuelita, tenemos algo más hacia las mujeres, no sólo justicia e igualdad, tenemos admiración y amor.

Y por eso los versos de los más grandes poetas alaban cada parte del cuerpo femenino, el cabello, los ojos, los labios, los hombros, los brazos, el talle, los pechos, el vientre, las piernas y los pies de la mujer amada; por eso el cariño a las niñas, la veneración a las madres y a las abuelitas, por eso las canciones consideran a la mujer “divina”, porque rebasa todo lo que pueda describirse acerca de ella, por eso los pintores de todas las épocas han reproducido sus rasgos de la manera más fiel.

Hoy, por el Día de la Mujer, quiero llevar mi mensaje de agradecimiento, admiración y amor a las mujeres que han hecho mi vida: mi madre, mi hija y mi nieta, y todas las mujeres que en mi profesión, en mi trabajo editorial, en todos lados, me han ayudado en cada año de mi existencia; un capítulo especial tienen Imelda, mamá de mis hijos, que, aunque partió, nos sigue cuidando, y Alicia, que ha sido mi compañera por 30 años, transformó mi vida que por momentos se desmoronaba y me ha hecho inmensamente feliz.

Y como esta columna es para los queridos viejos y las viejecitas queridas, vaya un saludo, con mi admiración, veneración y amor para todas las queridas viejas, que han sido muchas veces el tronco y el sostén que mantiene a la familia, ¡bravo por ellas, viejas maravillosas!

Todos los días deben ser de la mujer, y sólo a las “feministas trasnochadas” se les puede ocurrir que los elogios, las canciones y los poemas para la mujer son denigrantes o machistas, tal vez no saben lo que es recibir una flor o un poema del ser amado.

Porque sí, las mujeres seguirán recibiendo flores, se seguirán escribiendo poemas y se seguirán cantando canciones en su honor, elogiando su belleza y su sonrisa.

¿Que todavía hay agresiones hacia la mujer?, sí, y hay que combatirlas; ¿que todavía no se le da a la mujer el lugar que merece en muchos países?, sí y hay que eliminar esa discriminación; ¿que aún falta mucho?, sí, y por eso hoy celebramos a todas las mujeres del mundo.

               

Médico y escritor.

               

Facebook Bien y de buenas –Rafael Álvarez Cordero

  • Facebook Social Icon

El Dr. Rafael Álvarez Cordero nació en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1938.​ Cursó la Licenciatura en Medicina, y obtuvo el título de Médico Cirujano de la UNAM el 31 de octubre de 1961. Realizó estudios de post-grado con especialización en Cirugía general, Cirugía Digestiva e Investigación Quirúrgica en México, Estudios Unidos y Francia, de 1962 a 1967. Cursó el Doctorado en Ciencias y obtuvo el título de Doctor en Ciencias Médicas de la UNAM el 16 de julio de 1976.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon