DIA DE MUERTOS | misitio-1

DIA DE MUERTOS

   Por Gonzalo Basurto D.

La muerte, mis queridos amigos, en mi humilde opinión tiene una característica esencial: da miedo a todos los seres vivos racionales; aquí no hay machos ni machines, aquí todo mundo pasa por la ventanilla del miedo al pensar en la parca y en sus obligadas consecuencias.

A nuestra edad, los que integramos esta Generación Privilegiada, con todo y que ya vimos a familiares y amigos que se fueron, que se nos adelantaron, que pelaron gallo, a pesar de eso, la huesuda nos sigue dando cuscus.

Pero, ¿por qué le tememos?, ¿será acaso porque no sabemos cuándo llegará?, ¿o por la enorme incertidumbre del más allá?, ¿por dejar a nuestros seres queridos?, ¿por abandonar un mundo de comodidades, de bienes y de mucha lana?, ¿porque a pesar de nuestra pobre y desangelada vida, no nos queremos ir?, ¿por miedo al posible dolor que nos espera? Yo creo, mis camaradas, que el miedo proviene de un coctel de todas las razones que hemos mencionado y de las que ustedes puedan añadir.

Sabemos algo de seguro, que la muerte es inevitable e ineludible, que llegará en su momento y que nada en contrario podemos hacer; entonces, no nos quedemos petrificados ante tal encuentro, mejor hagamos lo que lógicamente corresponde: primero, tomar las providencias médicas necesarias para retrasar lo más que podamos la mencionada visita, recordemos que “un viejito bien cuidado dura muchos años”. En segundo término preparemos nuestra partida; si tenemos bienes no permitamos que nuestra negligencia los convierta en males. Me refiero al testamento, seguros de vida, cartas y lo que cada uno considere necesario para que lo recuerden con cariño.

Bien colegas, salvadas estas circunstancias, no nos queda más que vivir felices y tranquilos. No dependamos del pasado; es bueno, de vez en cuando, echar una miradilla a los recuerdos y gozar o sufrir con ellos, pero sin plantarnos ahí. Disfrutemos el presente con la familia y los amigos, vayamos con ánimo a los compromisos y pachangas que se nos atraviesen, (se ven feos los viejos que son llevados a una fiesta como gatos en reversa), hagamos lo que nos gusta y lo que se nos pegue la gana, con gusto y sabor. Todo esto sin negarnos al futuro; aunque nos sintamos cerca de las tablas veamos hacia adelante, vibremos en cuerpo y alma con la vida, hagamos nuestros planes acerca de nuestros gustos y pendientes a corto, mediano y largo plazos, seguros de que los vamos a lograr.

Por lo pronto, disfrutemos las fechas del Día de Muertos con sus calaveras, catrinas y desfiles, entrémosle con alegría a la calabaza en tacha y los dulces de ocasión, propongamos poner en casa la tradicional ofrenda a los muertos y visitemos las que se hacen en instituciones y lugares públicos, este año recordando en forma especial a las víctimas del pasado 19 de septiembre.

Y así, mis estimados contemporáneos, cuando lleguemos al final de nuestro camino que afortunadamente no sabemos cuándo ni dónde será, espero que veamos llegar a la esquelética como algo natural, como el buen fin de nuestro ciclo, como la cereza del pastel.

Gonzalo Basurto D.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon