VIVIR LA VEJEZ CON EL ESPÍRITU DE GALEAN | CUEM CDMX

VIVIR LA VEJEZ CON EL ESPÍRITU DE GALEANO 

Por Adriana Luna Parra 
 
 

Me es indispensable referir mi participación de ahora al espíritu libertario de EDUARDO GALEANO que iluminó mi andar en la vida revitalizando mi entusiasmo por vivir encontrando y compartiendo anhelos y saberes.

Compartimos en Chiapas la utopía que nos enlazó con la energía de la lucha por los derechos de los pueblos indios que encabezó el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Su creatividad contagiaba el ánimo de paz y justicia de todos.

 

Al escribir esta colaboración recibí la noticia de su muerte que recreó en mi memoria su profunda mirada fuerte y su sabiduría retadora, rebelde y atrevida cargada de la energía vital de hombres y mujeres a con quienes había caminado y soñado por un mundo mejor. 

 

Defensor de la libertad y dignidad convoca a transformar aquello que nos ata desde nuestro interior porque “así nos enseñaron que debe ser”   por mandatos impuestos y  aceptados como ciertos sin chistar. Sus palabras nos mueven a vivir buscando la felicidad con libertad y dignidad.

 

 “Ojalá podamos ser desobedientes cada vez que recibamos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido comun”

“…soñar, es un derecho fundamental, sin el cual la pobre esperanza se moría de hambre”

“la esposa hacendosa ni retoza ni reposa… vivió obedeciendo al mandato bíblico y a la tradición histórica”

“ Al fin y al cabo somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

“LA UTOPÍA ESTÁ EN EL HORIZONTE… SIRVE PARA CAMINAR”

 

A nosotros nos toca defender nuestra felicidad con utopía.

Por nosotros y los demás: Transformemos y reivindiquemos la concepción de la vejez como oportunidad de vida disfrutable, feliz, plena y digna, atreviéndonos a reconocer y desatar nudos que nos pusieron los modelos y roles establecidos.

La vida es un ciclo desde que nacemos: Vivimos la niñez, la juventud y la madurez  siempre cumpliendo roles, seamos hombres o mujeres, obedeciendo el mandato de cada etapa y preparándonos para la siguiente sabiendo que si cumplimos  seremos queridos y aceptados. La vejez es ahora para vivirla con auto determinación, manejando nuestro tiempo,  gozando de los afectos creados  pero con límites y respeto.

 

La belleza y la fuerza, son supra valores para satisfacer expectativas sociales de modelos aprendidos que enaltecen la juventud y son utilizados por el comercio pues descalifican la vejez porque deja de responder estas necesidades sociales.

Disfrutamos de ellos cuando recibíamos la aprobación que nos daba valor personal y social al tiempo que son una atadura que nos oprime por el temor a perderlos. Encontrar el gozo personal en los otros nos alejó de nuestro propio sentir; depositamos nuestra aceptación en los demás.

Se teme la palabra vejez por perder el valor de la juventud descalificando lo aprendido a través de los años y lo aportado a la sociedad. Nos auto discriminamos.

¡No aceptemos que nuestra evaluación personal y social dependa de  satisfacer a los demás y no de nuestra propia valoración como personas!

Disfrutemos nuestra experiencia y nuestro derecho a decidir sobre nuestro tiempo y nuestras vidas.

Recuperemos pensamientos de Eduardo Galeano, para encontrar y desatar esos nudos y vivir la vejez como una oportunidad de disfrutes plenos comprometidos con un desarrollo feliz y digno desde lo personal a lo social.

Con utopía sigamos adelante.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon