LOS NUEVOS MAYORES.
¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON EL ENVEJECIMIENTO?

Por  Mª José Aguilera Muro. 
Psicóloga, especializada en adultos mayores.
Fundadora de nosoloarrugas

 

En España, la población de personas mayores con edad superior a los 65 años se duplicará en el año 2050 y representará el 30% de la población total, llegando a casi 13 millones de personas. Este dato no es ningún secreto. Lo que sí es un misterio todavía es saber cómo la sociedad va a afrontar este reto y cómo va a garantizar las necesidades y expectativas de una población cada vez más mayor y más exigente. 
 

   Para empezar, hay que mirar a nuestro alrededor y observar... Ser mayor hoy no tiene nada que ver con lo que significaba ser mayor hace 30 años.

Se está produciendo un fenómeno nuevo, que no se había dado todavía: es cada vez más frecuente observar como personas con 60 y 65 años, que ya han llegado a la jubilación, están cuidando aún de sus padres.

   
   Antes, al llegar a esta edad, las personas ya no tenían vivos a familiares de generaciones precedentes y su esperanza de vida era de alrededor de unos 10 años más. Eso en sí mismo ya inducía a asumir el rol de “mayor”, sin embargo, en la actualidad no sólo están cuidando de sus padres si no también de sus nietos y en algunos casos debido a la crisis de estos años, incluso son el soporte económico de la familia. 

   ¿Cómo estas personas pueden sentirse mayores?. ¿Cómo van a asumir el rol que hasta ahora la sociedad les adjudica? Es decir: pensionista, no productivo, consumidor de recursos sociales, inactivo, dependiente, frágil etc.

¿Qué está cambiando?


 

  Se están cambiando los roles y el significado de las edades, los mayores llegan en mejores condiciones físiscas y cognitivas, además hay evidencia científica que indica que la morbilidad se comprime, es decir la enfermedad y la dependencia se va retrasando a edades más avanzadas. Podría decirse que se están alargando las etapas intermedias de la vida...
 

  Hoy se considera un joven a alguien de 35 años y la etapa adulta no se considera antes de los 40 años...De la misma forma las personas que se encuentran entre los 50 y 69 años no se consideran “viejos”. Se saben mayores pero no se sienten mayores, se definen desde la adultez y no consideran la jubilación como una etapa de declive si no como una liberación. 
 

  Las mejores condiciones de vida en nuestro país hacen que cada vez sean más y en mejores condiciones de salud las personas que llegan a los 65 años y que la esperanza de vida a partir de esta edad sea de más de 20 años de media. Cada vez hay más personas que superan los 90 años y que llegan a los 100. Pero además hay otras diferencias destacables con respecto a los mayores de tan sólo hace 20 años:



 

Tendencias de cambio



   La fundación Pilares para la autonomía personal, realizó una investigación del grupo de población española con edades comprendidas entre los 50 años y los 69 años. Este estudio se llevó a cabo con una muestra representativa de este colectivo, que comprende los últimos años de vida laboral y los primeros después de la jubilación o del abandono de la actividad y encontraron algunos indicadores que marcan las tendencias del cambio que ya ha empezado y que seguro será de calado:


 

  • Alto y llamativo nivel de estudios: En 2001, solo un 30% de los jubilados tenían estudios secundarios o universitarios; en 2010 eran el 60%.

  • Utilización creciente de las TIC.

  • Ingresos más elevados.

  • Mayor participación de las mujeres en el mercado laboral.

  • Interés más alto en participar en actividades de voluntariado.


 

   A esto se suman otros aspectos que indican unas expectativas y exigencias de autonomía, calidad de vida y participación más elevadas:

   En cuanto a las actividades de ocio, el grupalismo que ha sido tradicional en las personas mayores está dando paso a una mayor autonomía en la elección de los intereses individuales. De ahí que más de la mitad de la población estudiada manifieste desinterés por las actividades que se ofrecen y prefieran autogestionar su tiempo libre.
 

   Los centros sociales, hogares, clubs y casas, que han jugado un rol central como espacio de encuentro y organización de actividades para personas mayores, están perdiendo parte de su atractivo entre las personas que tienen de 50 a 65 años. Entre las personas que están en la franja de 60 a 69 años apenas un 16% informa acudir a ellos, mientras que un amplio grupo (45%) afirma que no asiste ahora ni lo hará en el futuro. 
 

   Son personas que abandonan la vida laboral pero tienen un proyecto de vida al que dedicarse, una nueva etapa de desarrollo con sentido vital. No es suficiente para ellos el planteamiento actual que pone el enfásis casi exclusivamente en la prevención de la dependencia.
 

   Algunos expertos, a la vista del cambio, hablan de la eclosión de una nueva edad. Llaman senelescencia (senectud / adolescencia) al periodo de transición entre la mediana edad y la vejez en el que uno ya no es joven, ni siquiera maduro, pero aún no es, de ninguna de las maneras, “viejo”. 

Los mayores del mañana, a buen seguro, van a ser muy diferentes a los mayores de hace dos décadas e incluso a los mayores de hoy.
 

 

   Será necesario, crear y poner en práctica políticas y estrategias desde todos los ámbitos de la sociedad para afrontar de la mejor manera la incertidumbre que este nuevo envejecimiento de la población presenta y dar respuestas a las necesidades de los nuevos mayores.



En nuestra próxima publicación hablaremos de Envejecimiento Activo. Qué significa y cómo ponerlo en práctica.


Bibliografía:

 

  • “Las personas mayores que vienen. Autonomía, solidaridad y participación social”. Fundación Pilares para la autonomía personal
     

 

Fuentes consultadas para la elaboración del artículo: “Los nuevos mayores. ¿qué está pasando con el envejecimiento?"

Fuente: http://www.nosoloarrugas.com

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon