¿Y LAS MUJERES, QUÉ? | misitio-1

¿Y LAS MUJERES, QUÉ?

   Por Rafael Álvarez Cordero

 

“La labor para reconocer a la mujer aún no termina”

W. Land

Mi querido viejo, esta vez mis palabras no son para ti, sino para las queridas viejas, para esas dulces mujeres que nos hacen felices desde que nacen, como bebitas encantadoras, hasta que con la piel surcada por los vendavales del tiempo nos escuchan con una sonrisa en los labios.

Escribo para ustedes, queridas viejas, porque recibí varios mensajes quejándose; porque ciertamente hablé del amor y la amistad en todas las edades, y en especial cuando el atardecer de la vida nos pinta el cielo con tonos rosados y la mente nos lleva a abrir el baúl de los recuerdos, y escribí sobre los sentimientos de los viejos cuando, habiendo perdido a su compañera, encuentran alguien que comparte esos años viejos y logra que se renueve el amor por la vida…¡ pero no dije nada de las mujeres en circunstancias similares!

Y ofrezco mis disculpas, porque una vez más, -como ha sucedido por siglos-, no le di el lugar que merecen a las queridas viejas; y digo por siglos porque como todos sabemos la mujer ha sido relegada, discriminada, olvidada y aún castigada por el sólo hecho de ser mujer.

Cierto, hubo épocas en que predominó el Matriarcado, quienes saben de eso señalan que en los albores de la historia las mujeres tenían un papel principal en el clan y la tribu, pero la realidad es que por siglos, las mujeres fueron consideradas inferiores, -hubo épocas en las que se discutió si eran en verdad humanas y si tenían alma- y se les prohibió la educación, que era sólo para hombres; la historia de Artemisa en el siglo XVI habla de los obstáculos que tuvo que sortear para que le permitieran dedicarse a la pintura como los hombres, y en nuestro México, los esfuerzos de Petra Matilde Montoya en el fin del siglo XIX para estudiar medicina y titularse como médico, fueron obstaculizados por sus propios compañeros que se burlaban de ella hasta que terminó sus estudios y en 1887, el propio presidente Porfirio Díaz le entregó el certificado de Médico Cirujano.

La vida de la mujer por tradición ha estado sujeta al hombre, no podían votar, no participaban en la política, pocas estudiaban en universidades, y su mundo era su casa, y si su marido moría, se vestían de luto y su vida estaba terminada

Pero el mundo ha cambiado y, a mi parecer, lo que determinó que las mujeres de todo el mundo tuvieran cada vez más libertad fue la píldora anticonceptiva, porque antes de que llegara, la vida de la mujer, su libertad sexual y su futuro dependía de la voluntad de su compañero o esposo, pero al llegar la píldora todo cambió, y esa anhelada libertad de elección cambió el panorama para millones de mujeres en el mundo.

¿Y qué con lo que dije de los amores de otoño en los hombres?, pues que eso debe ser igual para las mujeres, las queridas viejas que tienen también su corazón, y que si por cualquier causa perdieron a su compañero, -porque se fue o porque murió-, tienen todo el derecho de rehacer su vida.

Sé que muchos queridos viejos levantarán las cejas al leer esto, pero les puedo asegurar que hay muchas más mujeres que deciden amar en libertad de lo que nos imaginamos, y también les quiero decir a sus hijos, parientes y amigos que no tienen derecho a impedir que una querida vieja viva como quiere en compañía de alguien que despertó esos sentimientos que no estaba muertos, simplemente dormidos, lo que le permitrá vivir feliz.

El amor no tiene edad, el amor no tiene sexo, el amor es.

  • Facebook Social Icon

El Dr. Rafael Álvarez Cordero nació en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1938.​ Cursó la Licenciatura en Medicina, y obtuvo el título de Médico Cirujano de la UNAM el 31 de octubre de 1961. Realizó estudios de post-grado con especialización en Cirugía general, Cirugía Digestiva e Investigación Quirúrgica en México, Estudios Unidos y Francia, de 1962 a 1967. Cursó el Doctorado en Ciencias y obtuvo el título de Doctor en Ciencias Médicas de la UNAM el 16 de julio de 1976.

CONTÁCTANOS

Guadalajara # 9 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc

Ciudad de México.  

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon